Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de elpaisdearmak.over-blog.es
  • El blog de elpaisdearmak.over-blog.es
  • : OBRAPOÉTICA de ARMAK de ODELOT
  • Contacto

Perfil

  • armak de odelot
  • Escritor y poeta castellano manchego
  • Escritor y poeta castellano manchego

NO a la ley SINDE

Hasta que el pueblo las canta,
las coplas, coplas no son,
y cuando las canta el pueblo
ya nadie sabe el autor.

Tal es la gloria, Guillén,
de los que escriben cantares:
oír decir a la gente
que no los ha escrito nadie.

Procura tú que tus coplas
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.

Que, al fundir el corazón
en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad”.

Cualquiera canta un cantar‘,

 Manuel Machado

Buscar

Archivos

Categorías

4 diciembre 2010 6 04 /12 /diciembre /2010 16:43

 

¡ Ay, de aquellos tristes días
de lluvia tras la ventana
bajo el calor hogareño
del brasero y la mañana.

 

Cuando a través del visillo
del recuerdo y la esperanza
oyendo correr las gotas
por los cristales, soñaba...

 

en aquellos otros días
que meláncolicos pasan.
Lentamente, entre paseos,
bajo un sol de nostalgia.

 

Por parques de sombra y sueño
y alamedas de hojarasca
donde vierten mil suspiros
de llanto y misterio el alma.

 

Aún me veo, hoy en día,
como si el tiempo no andara,
de vez en cuando en silencio,
recorrer como un fantasma

 

las sendas que antaño hería
con el son de mi pisada.
¡ Ay, si el viento me quisiera
llevar a un mundo de magia

 

y en lugar de otoño hubiera
una primavera larga,
que no quiero ver mas hojas
desprenderse de las ramas

 

para ver como en la tierra
las deja olvido enterradas,
que siento como sentía
un no se qué que me embarga...

 

cuando pienso en estos días
que la pasión aletarga,
entre sombras de caricias
y platónicas miradas.

 

Y el amor se jura eterno.
Y la espera siempre es larga.
Y un beso, por Dios un beso,
lo era todo y no era nada.

 

¡ Ay, si mi nombre en el viento
su corazón me grabara,
en el mismo sitio qué
sus promesas escuchara.

 

Que aunque pasen veinte siglos
y otros veinte más pasaran
hasta el último momento
de mi vida yo la amara.

 

Aún recuerdo sus perfumes,
sus caricias, sus fragancias.
Aún me viene a la memoria
el brillo de su mirada.

 

Cuando el tren de mi desdicha
quiso, de mí, alejarla.
¡ Ay, Díos mío, como pude
dejar que se la llevara!

 

Cada vez que la recuerdo,
se me rompe en llanto el alma.
Mientras,  nostálgicamente,
dejo caer una lágrima.

Compartir este post

Repost 0
Published by elpaisdearmak.over-blog.es - en ROMANCES
Comenta este artículo

Comentarios